Ir al inicio

Deportes



SOBRE LAS OLAS

Un talentoso sin techo

Gerónimo Rogers, madariaguense, campeón argentino de SUP Surf, habló con EL MENSAJERO luego de su victoria en la segunda edición del MDP SUP Contest 2.0, en Mar del Plata. Su tío-entrenador, los próximos objetivos, el apoyo de su entorno. “Venimos dándole duro desde el año pasado y los resultados han sido muy buenos”, sostuvo.

(Por Claudio Barrueco).- Gerónimo Rogers se muestra como lo que es: un pibe de 16 años, una estrella sin aires de estrella. El actual campeón argentino de SUP Surf acaba de cumplir otra gran actuación en las aguas del océano Atlántico. Entonces, lógicamente, esa sonrisa fresca que lleva con él se hará aún más grande. “El último fin de semana, en Mar del Plata, pude quedar primero en la categoría PRO de la segunda edición del MDP SUP Contest 2.0”, detalló el madariaguense ante el grabador de EL MENSAJERO. La reciente victoria significó una gran inyección anímica para afrontar lo que viene. Y eso quedó justificado en palabras del mismo protagonista: “Venimos dándole duro desde el año pasado y los resultados han sido muy buenos. Ahora tuve la posibilidad de alcanzar un primer puesto a nivel nacional. Antes, fui tercero en los Panamericanos de Perú y 25° en el Mundial de Fiji”. Rogers, sin dudas, tiene una pasión diferente. Para él no hay deportes populares como el fútbol o el básquet. ¿Y por qué el SUP Surf? “Mi tío siempre hizo actividades en el agua y fue el primero que me subió a una tabla. Cuando yo tenía 11 años, él empezó a practicar esta disciplina. Y me llamó bastante la atención el hecho de verlo parado en medio del mar…”. Justamente, el tío que menciona Rogers está encima de todo lo que realiza su “pupilo”. Porque Juan Pablo Degen -así se llama- también hace las veces de entrenador. Y se emociona cada vez que trata el tema: “Es hermoso verlo tan chico dentro del agua”, dirá cuando lo consulten por algo que define como “la felicidad absoluta”. De todas maneras, volvamos a la palabra del protagonista… “El entrenamiento en el agua es algo complejo para mí. Me tengo que mover a Pinamar u Ostende, el lugar donde vive mi tío y tengo las tablas. Además, se me complica con el tema de la escuela”, puntualizó Rogers al momento de reparar en su enorme compromiso para con la disciplina. Como sea, nada de detenerse. Los próximos desafíos están a la vuelta de la esquina. “Este año me propongo defender el título a nivel nacional. Y también quiero clasificar a los Panamericanos y al Mundial de Dinamarca, que se va a realizar a mediados de septiembre”, enumeró Rogers, que, al final de la charla con este diario, aprovechó la oportunidad para referirse a todos los que le hacen el aguante. “Les agradezco a mis padres Víctor Hugo y Karina; lo mismo que a mi tío, mis sponsors y mis amigos”, se despidió el talentoso surfista. Su historia no tiene fecha de vencimiento.


LAS MAS LEIDAS

General Madariaga



Hoy, gran jineteada patria