Ir al inicio

Provinciales



REGIONALES

Una denuncia dice que querían instalar cocina de drogas en Sevigné

Surge de la causa que investigó al detenido por prostituír una menor, a quien por venta de estupefacientes lo era desde 2014. Los informes policiales sostienen que el imputado con su actividad de peluquero no podía sostener su ritmo de vida, por ejemplo tener un vehículo 0 Km. Los cabos sueltos de la trama de corrupción local parecieran acercarse.

(Gentileza Diario Compromiso, Dolores).- Cuando el pasado mes de diciembre los dolorenses tomaban conocimiento de la existencia de una presunta trama político policial para encubrir delitos en la ciudad, el estupor cubrió a muchos de ellos y el escepticismo a otros, quizás a estos últimos les resultaba imposible creer que pudieran estar involucrados funcionarios municipales y algunos policías de renombre. Sin embargo algunas circunstancias posteriores y detalles que se fueron conociendo han comenzado a dar credibilidad a los dichos del denunciante. Al respecto debemos decir, que información a la que accedimos en los últimos días reafirma en cierta manera los dichos del ex empleado municipal y denunciante, debiendo recordarse que en la entrevista que le hicimos y publicamos, éste alertaba que además de protección a diversos delitos los sindicados en la trama de corrupción lo eran responsables de hechos de prostitución y venta de drogas amparados en algunos pliegos del poder municipal, dando nombres y apellidos, que por lo que ha trascendido se encuentran mencionados precisamente en la IPP 5417/16 que por “trafico y comercialización de drogas” instruía la Fiscalía nº 3 Departamental. Pese a ser ésta una causa en trámite y que se manejaba con absoluta reserva, algunos detalles de la investigación que resultan preocupantes han trascendido, como por ejemplo el campo del Partido de Dolores a donde llegaba (o llega) la droga, de que forma, las dos bandas que operarían en Dolores con sectores de venta definidos, quienes serían sus responsables, quienes la integran, cómo se repartirían el cargamento a su llegada, la casa del Barrio Compartir donde uno de los involucrados aparentemente la almacenaba, como se custodiaba el traslado de la droga hasta este lugar, etc., elementos todos que si bien surgen hasta ahora de solo dichos del denunciante, tienen tantos detalles puntuales que demuestran conocimiento de hechos y circunstancias. Respecto de la causa debemos decir que el Juez Dr. Gastón Giles resolvió que la investigación por el tipo de delito era de competencia de la Justicia Federal, razón por la cual remitió las actuaciones al Juzgado Federal de Dolores. En cuanto a la suerte que podría tener la investigación, antes de lo resuelto por el Dr. Giles ya surgían dudas, demasiadas dudas, porque pese a que la misma estaba literalmente “en pañales” los sospechados tuvieron la oportunidad a través de sus defensores de conocer los dichos puntuales del denunciante, lo que hace presumible que todo se diluya, aunque no los nombres de los señalados, algunos sospechados desde siempre de estar involucrados en el comercio de estupefacientes. Y como si todo esto fuera poco para hablar de corrupción y de quienes estarían involucrados en la red de protección de delitos, documentación obrante de una causa por “venta de drogas y promoción de la prostitución” en Dolores, demuestra en cierta manera la impunidad con que se desenvolvía el imputado, la forma en que desarrollaba su actividad ilícita (según puntualizan los investigadores y la justicia), sus relaciones con la policía y quizás con el poder comunal. La Fiscalía dispuso se realizaran tareas de observación e inteligencia, cuyo primer informe no pudo determinar si Pavón se dedicaba a la comercialización de cocaína ya que se movía en un circuito muy cerrado de amistades, y porque siempre se mantenía alerta ante posibles seguimientos. Pero en el año 2015 la investigación comienza a tener resultados, determinándose que el sospechado conducía un VW Bora de color negro, con el cual y para ir de un lugar a otro de la ciudad para contactarse con distintos vecinos, dando varias vueltas antes de llegar al destino que procuraba ocultar. También dijo una persona “allegada” al sospechado, que este realizaba viajes a la provincia del Chaco para traer droga, presuntamente marihuana, que luego distribuía en nuestra ciudad y pueblos aledaños. Un informe policial de esos días dice que Pedro Alberto Pavón (Perico) estaba fehacientemente comercializando estupefacientes, utilizando para ello la metodología “delibery”, razón por el cual el Fiscal solicitó al Juzgado de Garantía dispusiera la grabación, decodificación y trascripción de las llamadas entrantes y salientes, mensaje de texto y whatsapp, del teléfono que utilizaba el sindicado. Resulta claro de la trascripción de esas escuchas telefónicas que Pavón era muy cuidadoso en sus comunicaciones y que presumiblemente sus actividades ilícitas podrían abarcar otros rubros, ya que recibió al menos un ofrecimiento de productos provenientes de un robo perpetrado en Chascomús. Asimismo la investigación comprobaría que el sospechado además de un celular de una empresas conocida, utilizaba para su actividad de comercializar estupefacientes una línea en Nextel que no estaba su nombre. Y en noviembre de 2015 los entrecruzamientos de llamadas permitieron a los investigadores determinar la actividad ilícita según se afirma en un informe, “se logra escuchar una clara infracción a la ley de estupefacientes…”, puntualizando el personal que hace la desgravación, “se extrae que Pavón conseguiría tanto sustancias estupefacientes, como acompañantes femeninos para sus allegados, advirtiéndose en las comunicaciones que se cuida y no da detalles cuando habla”. También surgen de las llamadas telefónicas grabadas en ese 2015 que Pavón manejaba importantes sumas de dólares, los que vendía a un individuo que identifica como “Perilla”, situación que sumada a un aparente ofrecimiento de dinero a un familiar para que pudiera comprar un coche llamó poderosamente la atención a los investigadores, a tal punto que un informe puntualiza: “situación esta que parece irregular, habida cuenta que el investigado no posee trabajo fijo, no obstante ello maneja importantes sumas de dinero…”. Particularmente precisaron: “los movimientos y estilo de vida del investigado, no corresponden, ya que se desconoce cualquier empleo que éste posea, salvo el de peluquero a domicilio, servicio que brinda en ocasiones a una o dos personas por día”, actividad que sospechaban precisamente le servía para vender estupefacientes. Y pese a no tener actividad comercial o empleo la policía determinó en julio de 2016, que Pavón tenía un vehículo 0 Km, un Citroën C4 (de nuevo modelo) de color blanco, con el cual también se movilizaba según los policías por la ciudad para desarrollar su actividad ilícita, según consta en los informes obrantes en la causa, precisándose que luego de un prolongado seguimiento a ese vehículo y las maniobras y recorridos que realizaba el sospechado para evitar que lo siguieran, se había podido observar el acercamiento de individuos al vehículo en los breves contactos que mantenían, los lugares a donde concurría, entre ellos el Barrio del Embarcadero, maniobras que para los investigadores eran “compatibles con el comercio de estupefacientes”. Asimismo precisó un informe policial, que el sindicado Pavón estaría “regenteando femeninas mayores y menores de edad para trabajos sexuales”, algo que el desarrollo de la investigación demostraría, como también de sus relaciones con el poder y con otras actividades ilícitas o por demás extrañas, quedando en claro que pese a que todo sindicaba al sospechoso como comercializando drogas, nadie tuvo en cuenta la información recogida y se procedió a detenerlo, lo cual abre un abanico de interrogantes por ahora sin respuestas.


LAS MAS LEIDAS

General Madariaga



Hoy, gran jineteada patria