Lunes 18 de Junio de 2018
Cargando...
Pinamar
ABORTO, SI O NO
Distintas posturas a horas de la sesión en el Congreso


Jackeline Albarracín, en representación de las iglesias evangélicas, y la trabajadora social Claudia Solino dan su punto de vista sobre un tema que marcará un antes y un después si es aprobado en la Cámara de Diputados de la Nación.


Pinamar (por Sergio Michnowicz).- La despenalización del aborto será tratado hoy en la Cámara de Diputados. Y así como todavía no hay un concenso para aprobar o no la norma, en la sociedad argentina se pueden escuchar distintas posturas a favor y en contra.


En Pinamar este domingo la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina llevó a cabo la Caravana por las Dos Vidas, desde la Rotonda de Victor Hugo y La Plata hasta Av. Bunge y Libertador. Jacqueline de Albarracín explicó que "estamos pendientes por lo que se resuelva. Quisimos manifestar el porqué estamos con las dos vidas, no contra la mamá sino contenerla cuando pasa ese mal momento. Muchas somos mujeres y entendemos esto. Pero también comprendemos que no se puede legislar para la muerte."


"Es decir, el tema del día de mañana puede ser -ya que la gente se suicida- habilitar lugares para que se suiciden cómodamente. Y uno ve a veces toda esa locura. Por eso debemos legislar para la vida, debemos ser responsables. Y a veces uno entiende, como es en forma clandestina, veamos de qué manera se puede enseñar educación sexual pero por sobre todo prevenir. Es lo que abogamos."


"Quizás también la gente no tiene los detalles de la ley en sí misma. Por ejemplo el médico no se puede negar por cuestiones de conciencia porque tiene sino 5 años de prisión, y así otras cuestiones. A veces nos quedamos en el "estás a favor o en contra" o que "estoy a favor de la vida pero...". Yo estoy a favor de la vida y quiero una Argentina que legisle para la vida, que se responsabilice. Que a los jóvenes se les enseñe y los acompañe."


La caravana se hizo con toda la comunidad católica. "Hubo gente de ciencias, profesores, médicos, todos juntos marchando."


- ¿Qué pasa si el Congreso aprueba la ley de despenalización del aborto?


- Para mí es algo nefasto si se vota esa ley en mi país. No es muy revolucionaria la gente que está con las dos vidas; es más peligroso lo contrario. Porque incluso lo notamos durante la caravana vinos mujeres que largaban el volante y hacían el típico gesto del dedo mayor levantado. Y a mí no se me ocurre, si veo gente manifestándose con estas cuestiones, que las podría agredir. Es malo para la Nación que se comience a legislar para morir. Es un retroceso. Un país tiene que pensar en prevenir, en cómo cuidar la vida, en cómo acompañar a esa mamá que comprendemos. Que cuando toma esa decisión, la toma bajo un montón de presiones, momentos muy fuertes. Y tiene que ver desde el Estado cómo abrazar y acompañar y no decirle que lo haga desde tal momento. Es una locura.


- ¿No es una cuestión de salud que se pide por esta despenalización?


- A veces es salud entre comillas. Porque si creemos que la mamá lo que hace es cuidarse para no morirse, se sabe también que no existe el aborto seguro. Esto es una gran mentira. La misma gente en el Congreso lo ha dicho. Es una limpieza a ciegas del útero. Depende quien lo va contando van diciendo que es una cuestión de salud. Me apena que hayan escuelas tomadas por jovencitas de 14 y 15 años donde los adultos debiéramos estar hablándoles para que no tengan una vida promiscua que los pueda afectar. Enseñándoles a ser responsables en cuanto a la vida. Cuestiones a las que hay que apuntar. Por ejemplo una ley de adopción desde el vientre, que sería a favor de las dos vidas.


Por la despenalización


La Lic. Claudia Solino es trabajadora social. Y por su profesión sabe muy bien la cuestión interna, dura, aquella que pocos se animan hablar cuando tienen un embarazo no deseado y buscan una solución.


"La postura la tengo como ciudadana y como mujer, además de profesional, porque hace 30 años que pienso lo mismo. Creo que el tema no es personal sino político, que tiene que ver con las políticas públicas de un país, de una ciudad. Y con la posibilidad de sectores muy marginales de nuestra sociedad en particular, que tienen condiciones muy desfavorables cuando tienen que hacer la interrupción de un embarazo."


"Creo que esto requiere, fundamentalmente, ponerse en el lugar del otro. Y en este caso en el lugar de la otra, que es la mujer que sufre esta situación. Me ha tocado infinidad de veces acompañar a mujeres muy jóvenes, algunas muy niñas; el solo recuerdo me pone la piel de gallina. En épocas recientes y pasadas. Ese momento crucial, clave, que la menstruación no llega, que el susto se apodera, el miedo, la desesperación, la soledad. En general somos una sociedad que tiene poco acompañamiento masculino en este sentido."


Cae en la ausencia de la paternidad. "Ya lo dijo Eva Giberti, todo cae en el colectivo femenino. Y tal vez las mujeres tampoco hacemos lo suficiente como para involucrar a los varones en estos aspectos. Pero creo que hoy la Argentina está en condiciones de tener una ley en donde las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo, su futuro, sus embarazos no deseados, sobre eso que produce tanto dolor."


- ¿Aprobando la ley se acaba el problema? Porque imagino que el aborto es el último recurso y deben haber otros mecanismos previos, como ser campañas de concientización, de información.


- Eso siempre. Es una lucha constante. Aparte nadie está obligado a nada. Ya sabemos que es así, más en nuestra ciudad, más en nuestro país. Debemos ser un poco más sinceros, menos hipócritas, y empatizar más con lo que le pasa a los sectores de la población más vulnerables, más marginales, que es donde más mueren las mujeres en abortos clandestinos.


"Las personas que no desean continuar más con un embarazo, buscan cualquier recurso para hacer un aborto, haya ley o no. Eso lo sabemos y está estudiando en el mundo entero. No podemos desconocer lo que pasa a nuestro alrededor" sostuvo la profesional. "Hay que tener una mirada amplia a lo que tenemos enfrente, a lo que le pasa al otro. No se trata de una postura personal, a lo que yo haría en mi condición o mi caso. Porque probablemente no tenga relevancia en cuanto a lo personal pueda definir, sino con todo el espectro de las personas que ponen en riesgo su vida y no tienen posibilidades."


"Ahora bien, antes que eso, hay mucho para hacer en materia de educación sexual integral, con lo cual estamos trabajando hace años. Con prevención y métodos anticonceptivos, y planificación familiar. Con responsabilidades para poder planificar los embarazos y que sean deseados, con mayor sinceridad. Hay que serlo en estos temas, porque hay tanta culpabilización y tanto juicio de valor negativo que es terrible. Eso en mujeres jóvenes y en niñas mientras que, por el otro lado, no hay una sola palabra sobre el colectivo masculino que es el que participa en el acto sexual."


"Además las jóvenes están constantemente bombardeadas por una sociedad que propone erotizaciones en cada acto, en cada momento, en cada circunstancia, que invita lo erótico a una niña. ¿Y sobre eso que hacemos?¿Cómo trabajamos los adultos?¿Lo banalizamos, lo regulamos, cuidamos más esos aspectos? No. Eso se lo toma como una cosa natural. Creo que tenemos mucho por hacer" dijo finalmente Solino.









EL BIEN Y EL MAL SON SOLUCIONES ÉTICAS
VISITA LA PAGINA WEB Y DESCARGATE EL LIBRO GRATIS
Fundado el 28 de Mayo de 1993
Propietarios: Dr. Juan Carlos Eyras, Dr. Guillermo Eyras
Director: Dr. Juan Carlos Eyras
Propiedad Intelectual N 5352900
(C) 2018 Buenos Aires - Argentina
PiT