25/05/2023 - HISTORIAS SIN TIEMPO
Recuerdos de aquella Carpa Blanca de la Dignidad

Hace 25 años, una pinamarense participó del “ayuno docente”, una forma distinta de protesta que sirvió para hacer visible los graves problemas sociales que atravesaba el país en los ‘90.


Pinamar (por Sergio Michnowicz).- Recuerdo que un periodista llamado Carlos Domínguez, con quien tuve el privilegio de trabajar con él en un diario desaparecido de Almirante Brown llamado Tribuna, me decía que “así como se llamó la Década Infame a los años ’30, los años ‘90 serán recordados como la Década Impune…”


Y si vemos para atrás, muy equivocado no estaba.


Gobernaba el menemismo, y con él miles de familias quedaron a la deriva de la noche a la mañana al privatizarse las empresas estatales, la apertura de las importaciones, la destrucción de la matriz económica del país, el perdón a los genocidas del Proceso, el Almirante Rojas en el balcón del General, los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, la convertibilidad, las protestas en Zapala y Cutralcó, los cortes de ruta… Y así una amalgama de hechos que marcaron nuestras vidas.


A pocos metros del Congreso de la Nación, sin embargo, nacería una de las formas de protesta más originales y efectivas que se tenga memoria. Y fueron los maestros quienes, dando una cátedra de dignidad y sabiduría, se atrevieron a mostrarle al gobierno de turno, en sus propias narices, lo mal que la sociedad argentina la estaba pasando.


Nació así la Carpa Blanca de la Dignidad.


De Pinamar al Congreso


Sheila Acosta Anzalone tiene 53 años. Comenzó muy jovencita, a los 20, dando clases en la Escuela Secundaria 1 “Corbeta Uruguay”. Y sus hijos Emiliano, la Colo, Anahí y Facundo saben que tienen una madre de fierro.


Fue la primera docente de Pinamar que ayunó en esa carpa blanca. A 25 años de aquellos días, va desgranando sus recuerdos.


“En el ’92 se sancionó la ley de transferencia deservicios educativos, o sea era el ministerio de educación sin escuelas porque se transfirieron a las provincias los servicios educativos. Eso hizo que todo se precarizara, que se perdieran derechos, que se intentaran maniobrasprivatistas en algunos sectores de la educación. Regía la Ley Federal de Educación en ese momento, que estábamos luchando por derogarla porque era una de las tantas órdenes de los organismos internacionales –en ese momento del Banco Mundial- y nosotros resistíamos a esa ley, a laprecarización, a los contratos basura en otros estamentos del Estado y de las empresas.”


“Porque como educadores nos interesan todas lascuestiones de la sociedad de los trabajadores y las trabajadoras, y en ese momento la carpa blanca se convirtió como la caja deresonanciade todas las luchas populares. Porque por ahí pasaba todo el mundo.”


“Entré con el Grupo 22 los últimos días de abril. La noche anterior al 1º de mayo de 1998 yo me había descompensado y mehabían dado el ultimátum, porque a la segunda descompensación los compañeros te mandaban atu casa. Era una realidad, porque solo consumíamos líquidos como forma de ayudo y algunos no lo resistían. Pero esa noche me caí.”


“Había estado Mary Sánchez (NR: una de los fundadores de SUTEBA, Secretaria General de la CTERA, primera mujer en formar parte de la mesa de conducción de la CGT y ex diputada nacional) charlando con nosotros, donde cruzó del Congresoporque esa noche sesionaban tratando el proyecto de la ley del impuesto losautomotores, embarcaciones y aeronaves. Al otro día, primero de mayo, habíaque ir a todos los actos así que nos distribuyeron y como yo me había caídomequedé en la carpa con un compañero de Mendoza. Esa tarde estuvo con nosotros uncompañerodesocupado de YPF cuando se privatizó. Recuerdo que se fue hasta Capital a dedo desde Tartagalparaestar con nosotros. Esto pasaba…”


“Todo el mundo que tenía un reclamo por lo que estaba pasando en esos momentosdeneoliberalismo exacerbado, pasaba por la carpa. También ese mismo día cuando estaba anocheciendo, llegó un grupo del Movimiento Sin Tierra, donde me regalaron un texto. Siempre cuento que fue el mejor 1º de mayo de mi vida…”


La Carpa Blanca era una caja de resonancia de todas las luchas populares de entonces. “Nosolamente la lucha por elfinanciamiento educativo, sino también por las inundacionesinmensas que hubo en Goya, Corrientes. La carpa era el lugar pararecibir las donaciones que organizaba la monja Marta Peloni y ahí estábamos los compañeros. Como dijo HugoYasky (NR: ex secretario general de la CTERA y actual diputado nacional) fue la épica que representó en ese momento un montón de luchaspor los derechos.”


Sheila estuvo 23 días en la carpa blanca, vividos en forma intensa. “Salimos con un montón de sentimientos de lo que había representado estar ahí, lo queextrañamos a nuestra familia. En mi caso yo estaba con mi bebé, que tenía nueve meses y quehoy tiene veinticinco años. A la noche se iba con el padre, pero yo teníamis otros hijos acá con un montón de compañeras que estuvieron, que erande distintas provincias.”


La carpa hizo que esas luchas de los docentes en lasprovincias se unificaran, se convirtiera en unalucha nacional. “Porque era por un fondo educativo nacional, entonces estaban unidos losgremiosde todas las provinciasy de Capital Federal. Fue muy fuerte.”


“Escribió María Laura Torres, que estuvo en los primeros grupos, de lo duro que era ver en los cuerpos de nosotros esto del ayuno. Y lo que extrañaba muchísimos a sus hijos. Pero al ser de Capital, día por medio los veíaa los chicos. En cambio, las compañeras que éramos del interior, sobre todode las provincias –a mis hijos los llevaron un día para que nos viéramos, peroeran chicos de diez y doce años- seiban 25 días a la carpa y no veían a sus chicos, a sus familias, todo ese tiempo.”


“Pero yo sentí queles estaba dando un mensaje de luchapor las causas que una considera justas, y pienso que no es casual que tenga unahija de docente.”


Pasado y presente


Sheila tenía 28 años cuando tomó la decisión de sumarse a la carpa blanca. “Yo daba clases de historia en la Corbeta Uruguay, y estudiaba abogacía. Después estudié Comunicación.”


“¿Cómo llegué a la carpa? Yo estaba muy poco tiempo en la escuela, tenía pocas horas. Y venía de la licencia por maternidad. Le hablé a Iris Cassani (NR: ex Secretaria General SITEBA Pinamar) y le dije mirá, estoy tan orgullosa de nuestroscompañeros que yo quisiera ir. Y me dice ¿estás segura?Ya hago laconsulta. Así que a los pocos días Iris me llamó y meavisó cuando iba a entrar y a tomar la posta de CarlitosPoleri deVillaGesell, quien fue el primer ayunante de allí. Y cuando yo salí entró de Pinamar Luis Corda, que hoy vive en Mar del Plata.”


“El primer grupo de ayunantes del 2 de Abril de 1997 era de 50 compañeros. Después, cuando decidieron sostener la carpa, por el efecto que causó, las visitas de grandespersonalidades y gente de los derechos humanos y la cultura como las Madres de Plaza de Mayo, Eduardo Galeano y un montón más, se decide empezar a armar grupos más pequeños de 5, 6, 10. A mí me tocó el Grupo 22 entre abril y mayo de 1998.”



  • ¿Cómo era pasar el frío en la carpa? ¿Cómo era estar ahí bajo una carpa con gente que venía de todas partes y que no los conocías?

  • Era mayo, pero no sentimos tanto frío. Yo lapasé muy bien en el sentido de las charlas. Mucha gente que pasaba tenía mucha necesidad de hablar de lo que le estaba sucediendo, hacían catarsis; muchas madres solas con chicos, que sabían que había mercadería en la carpa y venían a pedir.A la noche dos por tres se sentían insultos y los chicos decían que son los servicios, no les den bolilla. Nunca pasó más allá de eso. Porque pasaban e insultaban.


“Pero fue una experiencia impresionante de compañerismo, de solidaridad, cómo nos cuidaban loscompañeros, eran casi todos de UTE, porque eran compañeros que despuésiban a sus casas yvolvían al día siguiente. La cercanía de vivir en Capital favorecía. La verdad que fue todomuyhermoso, en un espacio de Entre Ríos 50 que era la dirección de la carpa, y que estuvieran reunidas todas las luchas. Y me quedo con aquellas palabras de Hugo Yasky, quien dijo que la carpa fue épica.”


“Quizás fue la que duró más tiempo” recordó Sheila. “Porque la carpa estuvo casi tres años, hasta el 30 de Diciembre de 1999. Y hubo que sostenerla. Incluso hubo compañeros que ayunaron más de una vez, los de las cúpulas sindicales. De hecho, nosotros íbamos a estar menos de 20 días, pero no recuerdo qué problema hubo para armar el grupo siguiente. No era que había perdido fuerza, pero dejar todo, irte de tu casa, 15 o 20 o 23 días como en micaso. Tus hijos que te extrañan y vos los extrañás, exponerte a un ayuno sin comer nada sólido, significa una apuesta fuerte.”


“Fueron 1033 días donde un montón de compañeros y compañeras docentes de todo el país,estuvimos ahí poniendo el cuerpo, acompañando todas las luchas populares, recibiendo donaciones para las inundaciones… fue muy fuerte y representativa la Carpa Blanca.”



  • A la distancia, después de 25 años y de todo lo que vino después, con sectores que incluso los apoyaron a ustedes y después se dieron vuelta cuando fueron gobierno… ¿Qué reflexión podés hacer? ¿Sirvió la Carpa?

  • ¿Qué pasa en la gente que pierde sus principios, sus sueños, sus utopías? Es algo que no puedo responder, porque personalmente lo siento como una continuidad.


“A mí el año pasado alguien me preguntó cómo hice para coordinar,a pesar de que yo trabajo más de 50 horas semanales,la mayor parte en otro distrito, porque trabajo en Madariaga donde soy directora, para coordinar tres grupos de jóvenes y memoria, más de 50 pibes con tres proyectos distintos. Y mi respuesta fue “porque yo creo en esto”. Hace 25 años creía en esto y le dije a Iris que quería ir a ayunar a la Carpa Blanca, y 25 años después yo sigo creyendo en esto.Quizás hay gente que dejó sus principios, que dejó de creerque se puede cambiar cada uno desde su lugar, que podemos lograr un cambio en el mundo desde nuestro lugar en el mundo.”


“Como docente sigo apostando, sigo trabajando. Ante estos cantos de sirenas de lo que ya vivimos, porque muchas de las cosas que se dicen en este momento,de pérdidas de derechos como si fueran supuestas libertades; gente que se llama libertarios y que están apostando a las pérdidas de derechos,apostando a que los trabajadores y los trabajadoras no puedan reclamar, no puedan manifestarse. A una semana de la instalación de la Carpa Blanca, a una semana del primergrupo de ayuno, fue asesinada Teresa Rodríguez. Ya estaba sucediendo, y todavía no eran piqueteros sino los fogoneros.”


Estos cantos de sirena, lamentablemente para la juventud, este Milei… Es tremendo porque esto ya lo vivimos, ya lo resistimos,y lo seguimos resistiendo, ¿no?. Después de 25 años de haber estado en contra de la precarización laboral, los contratos basura, que se privatizara todo como YPF, los trenes, Aerolíneas, el correo y todo lo que hicieron fue un desastre.Y otra vez vienen con lo mismo.”


Carpa activa


Un silencio. Sheila piensa y continúa. “Esa épica de lo que representó, de cómo pusimos el cuerpo tanto, de tantossectores de trabajadores que confiaron en nosotros los docentes para ir a hablar de sus luchas,¿no?Porque todos los díashabía una reunión con distintos sectores, con todos los gremios, estuvieron las Madres de Plaza de Mayo… Norita Cortiñas nos iba a visitar casi todos los días, estuvieron los padres de José Luis Cabezas cuando estuve yo, y visitaron la carpa un montón de veces; Teresa Parodi cantaba para nosotros, había gente que quería presentar su libro en la carpa… Y me parece que la Carpa Blancatiene que permanecer en el recuerdo como lo que fue, una gran lucha por financiamiento educativo para que las escuelasque hoy siguen destrozadas no sigan como están. Para que no pasaron cosas como pasaronen Moreno que volaron por los aires dos compañeros durante la gobernación de María Eugenia Vidal (PRO). Para eso estábamos ahí.”


“Algunas cosas se lograron como la ley, después tuvimos el incentivo docente que nos pagaban… Cuando recién llegué a Madariaga a trabajaren junio del ’99, no conocía mucha gente. Recuerdo que en diciembre de ese año estaba en la cola del banco, porque todavía no estaban los cajeros automáticos como ahora para cobrar, y era una cola larguísima. Delante había dos maestrasque yo no conocía. Y las escuche decir “viste que se levantó la carpa, que era todo político, que no séqué, no sé cuánto”. Entonces yo les dije, “hola que tal, Sheila Acosta grupo 22 de ayunantede la Carpa Blanca, les sugiero que donen, que ahora cuando empiecen a cobrar el incentivo docente, ese incentivo a alguna cooperadora escolar. Porque no se insulta así lalucha de tantos compañeros que pusimos el cuerpo ahí para que ustedes también cobrenun resarcimiento económico, por estos sueldos de hambre que tenemos.” Se pusieron coloradas y se fueron. Habrán cobrado en otro momento…”


Y otro recuerdo aflora. “Una noche, estando en la carpa, nos llevaron al teatro para ver La Lección de Anatomía. Y ese camino también fue para mí, por las calles de Buenos Aires y que toda la gente nos veía pasar con los guardapolvosy los carteles y nos aplaudían, son cosas inolvidables. Pero llevo este recuerdo de la carpa para siempre, por lo que significó para mí, paratantos compañeros.”


“Yo no me lo voy a olvidar más y quiero seguir defendiendo su recuerdocomo lo defendí ante esas dos compañeras que, pobres, estaban repitiendo discursosajenos. Quiero seguir defendiendolo que representó la carpa más allá de las ideologías, de lo que hizo la genteque después estuvo en el gobierno de la Alianza, que supuestamente creían de lo queyo sigo creyendo” dijo finalmente Sheila.


24/05/2023


ESPACIO PUBLICITARIO

 12/08/2021 -

 30/10/2023 -

 19/11/2021 -

 01/02/2022 -

 22/10/2018 -

 01/09/2023 -

 03/04/2018 -

 08/08/2023 -

 17/08/2023 -

 10/11/2023 -


SOCIALES

 28/11/2023 -

 28/11/2023 -

 28/11/2023 -





Fundado el 28 de Mayo de 1993
Propietarios: Dr. Juan Carlos Eyras, Dr. Guillermo Eyras
Director: Dr. Juan Carlos Eyras
Domicilio: Dr. Carlos Madariaga 225, Gral. Madariaga, Buenos Aires, Argentina
(C) 2023
Registro DNDA N°04054550

29/11/2023