18/10/2020 - “SARASEANDO” CON BUENOS VECINOS
Oscar Fleming: La carpintería es uno de los mejores oficios que han existido. Me permitió ser lo que soy...

El apreciado vecino, nos cuenta en este ciclo de entrevistas sus recuerdos y vivencias de nuestros pagos


Días pasados, EL MENSAJERO junto a Rafael Climente del grupo musical “Los Saraseños” visitó en su domicilio a la familia Fleming-Garmendia, quienes nos recibieron con su habitual calidez y cordialidad.

Oscar (81), estaba acompañado por su esposa Graciela, con quien lleva 56 años de casados y 5 de novios. Toda una vida. Y han formado una hermosa familia junto a sus hijos Esteban, Silvina, Miguel, y sus 9 nietos.

En estas líneas, Oscar nos contó los recuerdos de Madariaga en su infancia, detalles de cómo aprendió el oficio, de sus maestros y de quiénes formó en esta profesión a lo largo de los años.

Sus comienzos
"Yo vivía en el campo, en Segurola, junto a mis padres y mis siete hermanos, cuatro varones y seis mujeres.

En aquel entonces, no había posibilidades de empezar la escuela en Madariaga así que nos quedamos dos años más en el campo. Ingresamos a la Escuela N° 1 en 2º grado directamente, y con un examen de ingreso hicimos primero. Mi primera maestra fue la señora de Eyras, ella fue quien me mostró por donde se entraba a la escuela, jajaja.

Años después, pasé a la Escuela de Artes y Oficios, hoy llamada Escuela Industrial. Se inició en el año 48. Yo comencé en ese colegio en el año 50 y recuerdo que éramos muy poquitos los que íbamos. Por lo general, los que iban ahí era eran personas que estaban de gusto en ese momento, porque justamente, esas escuelas de oficio cubrían esos baches. Allí asistían hijos de distintas actividades laborales, hijos de carniceros, de albañiles, sólo por nombrar dos oficios. Los Gabilondo estaban todos.
De esa escuela recuerdo a los profesores Carlos Eyras, Cramer y Berges, y al primer director que tuve, Orlando Muzano.

A los 15, después de estudiar ahí cuatro años, egresé. Ya tenía edad para trabajar, no se podía seguir”.

Consultado sobre sus mejores trabajos, Oscar respondió que “por suerte, todos los trabajos que he hecho me han enorgullecido. Nunca fui muy humilde, jajaja”.

“A veces me tildan de que soy frontal…pero no es que sea frontal, digo la verdad, jajaja”, agregó.

Anécdotas del oficio
"Cuando entré a trabajar en la empresa Cóccari, “Tino” Pueblas, quien fue mi ayudante durante muchos años, ya estaba trabajando allí como peón de albañil. Yo entré como oficial. Hace tres años que se fue, y estuvo más de sesenta años trabajando conmigo. Toda la vida trabajamos juntos. Con respecto a esto último, Graciela acotó “estuvo más años con Pueblas que conmigo, jajaja".

La carpintería, su modo de vida
“Una cosa muy extraña, y que a muchos les llama la atención, es que yo tengo las manos íntegras.
Antes, a la mayoría de los carpinteros se lastimaban sus manos o le faltaba algo, por ejemplo un dedo. Ni hablar en los aserraderos, que trabajaban en los montes…Dios me libre. Era muy riesgoso ese trabajo. Entre los recuerdos que tengo, puedo contar que un día vino gente que nunca había visitado nuestra ciudad. Y me encontré con un vecino, Juan Carlos Srur, que en broma me dijo, “mirá, si vas a estar acá hace buena letra, porque estos días está entrando gente de mucha importancia, jajaja... Y a los minutos, un hombre dio una vuelta en la esquina y estacionó frente a mi casa. Se bajó del auto, lo miré y resulta que era Guillermo Alchourrón, el ex presidente de la Sociedad Rural Argentina, ¡podés creer!. También, me acuerdo de otro día que le dije a mi nuera: ´acá viene gente de estatus, jajaja´. Ella me respondió ´si, vos sabés que yo he pensado en empezar a vestirme más elegante, porque acá no viene cualquiera´. Por suerte, yo tuve la posibilidad de integrarme fácil a la gente.

Yo enseñé el oficio a cuatro carpinteros: Miguel Muro, Rubén Urrutia, Guerendiain y “Pirincho” Díaz. Todos ellos han pasado por mi escuela, jajaja. De mis hijos, a ninguno le gustó el oficio. Ellos eligieron otras actividades.

Hay una cosa muy particular en este oficio, y es que había mucha camaradería entre nosotros. Los 19 de marzo, Día de San José, todos los carpinteros nos juntábamos a festejar. A la mañana, se empezaba con una misa y seguía con un almuerzo. Y por una costumbre muy arraigada en esa época, terminábamos los festejos jugando a la taba o al truco. Entre aquellos colegas, que recuerdo de esa época, están Valentín Barrios -que era quien organizaba esas fiestas-, Cousinho, Intruvini -con quien trabajé-, Fuentes, Ciamporcero, entre otros.

Años después participé de los trabajos que se hicieron para terminar la construcción de la terminal de ómnibus, allá por el año 73.

Si uno lo toma con gusto, es uno de los mejores oficios que han existido, junto a la mecánica. Yo estoy agradecido de haber aprendido ese oficio, que me permitió ser lo que soy hoy. Pero igualmente, es un trabajo de un gran alto riesgo", destacó Oscar.

Otras actividades
“También, en una época fui profesor de la Escuela Industrial, pero por poco tiempo. Entré haciendo la suplencia a Ricardo Goñi. Como no había gente para trabajar ahí, me vinieron a pedir por favor si podía ayudarlos. Me pagaban, por supuesto. La primera vez dije, “no puedo, yo no puedo abandonar lo mío”. Y al mes y pico, cuando vinieron de vuelta, me dijeron “al menos por diez o quince días”. Y comencé. Siempre me venían a buscar, pero el trabajo cada vez era más y tuve que dejar, no podía.

Y además, nos compartió una frase que siempre le dice a sus nietos: "Yo mucha plata no dejé, pero testimonios de mi trabajo hay por todos lados".

Por último, nos llevó a recorrer orgulloso su carpintería, y nos mostró todas sus maquinarias que, por supuesto, están impecables. Tal cual las dejó hace años. Muchas, esperando ser usadas.


 Más de General Madariaga
ESPACIO PUBLICITARIO
 28/08/2020 -

 11/09/2020 -

 14/10/2020 -

 22/10/2018 -

 02/05/2018 -

 03/04/2018 -

 03/04/2018 -

 03/04/2018 -

 08/08/2020 -





Fundado el 28 de Mayo de 1993
Propietarios: Dr. Juan Carlos Eyras, Dr. Guillermo Eyras
Director: Dr. Juan Carlos Eyras
Propiedad Intelectual N 70244673
(C) 2019 Buenos Aires - Argentina